7 VENTAJAS DE CERTIFICACIÓN EN EL SECTOR HORTOFRUTÍCOLA

0

Gran parte de la población mundial está cada vez más preocupada no solo por la calidad de los productos consumidos, sino también por la forma en que fueron producidos. ¿Se respetó el medio ambiente? ¿Se respetaron los derechos de todos los involucrados? ¿De dónde vino el producto? ¿Es de calidad comprobada? Además de otros detalles.

No es suficiente que un productor asegure: “mi producto es bueno”, o que diga: “la garantía soy yo”. Alguien o alguna institución independiente deben analizar el proceso de producción y certificarse de que se hayan cumplido ciertos requisitos y reglas. En eso consiste la certificación del producto.

La cadena hortofrutícola ha evolucionado para cumplir con altos estándares de calidad. Los consumidores, cada vez más exigentes, desean conocer el origen de los alimentos que llevan a la mesa. Para satisfacer la demanda, las empresas distribuidoras y los productores de hortalizas están fortaleciendo lazos en lo que se refiere a mejorar la rastreabilidad. 

Además de eso, los mercados latinoamericanos exigen certificaciones para importar productos agrícolas. “Para exportar uva, aguacate y mango, el mercado extranjero, principalmente el europeo, requiere la certificación GlobalG.A.P. En el mercado interno, las grandes cadenas de supermercados tienen su propia plataforma de rastreabilidad, con normas basadas en la GlobalG.A.P”, afirma el ingeniero agrónomo Petrus Saponara, que ha prestado consultoría en certificación durante 13 años.

Quiero invertir en certificaciones, ¿Cómo empiezo?

Hay consultorías que trabajan en la preparación de granjas hortofrutícolas con el enfoque en certificaciones. Este servicio consiste en visitas mensuales para adaptar una granja a las normas de gestión de documentos, procesos de producción, instalaciones físicas, salud, seguridad y bienestar de los trabajadores, con la garantía de cumplimiento de las leyes laborales y ambientales. 

La consultoría se realiza para corregir irregularidades y adquirir la certificación. Después de realizar estas adecuaciones, la granja se encuentra apta para recibir la auditoría externa de una empresa certificadora. El consultor también participa en la auditoría.

Las Certificaciones GlobalG.A.P. (frutas y verduras), Rainforest Alliance (café, cítricos y cacao) y UTZ (café, cacao y té) son las más valoradas en los días de hoy, especialmente por el enfoque en las exportaciones de frutas, jugo de naranja y café en granos. 

Conoce las 7 ventajas de la certificación para el desarrollo del agronegocio.

1 – Organización de las actividades

Los impactos de la certificación son positivos en todos los aspectos, sociales y ambientales, y causan un gran impacto sobre la mejora de la gestión. La certificación promueve la organización de la granja de una manera general. Todo pasa a tener una ubicación correcta, los equipos pasan a estar siempre en buenas condiciones, toda la estructura se torna adecuada y los empleados pasan a estar capacitados. Una granja organizada puede ser gestionada de forma más eficaz. Naturalmente, con estas ganancias en todos los aspectos mencionados, una granja será más productiva y contará con una gestión empresarial.

2 – Buenas prácticas de manejo

Las certificaciones establecen requisitos para prácticas en el medio con el fin de elevar la calidad de los alimentos. Cuando una granja sigue un modelo de certificación o plataformas de grandes cadenas de supermercados, el productor no podrá usar productos prohibidos, y deberá utilizar pesticidas en la dosis correcta con una máquina correctamente ajustada y en buenas condiciones.

3 – Aumento de la productividad

La empresa certificadora requiere que el productor esté al tanto de la fecha de vencimiento de los pesticidas, observando el período de gracia y aplicando la dosis correcta, siempre de acuerdo con la recomendación agronómica de un profesional calificado. Esto requiere un mejor control de plagas y enfermedades, lo que se refleja en buenos resultados a la hora de la cosecha. Algunas granjas no cuentan con soporte técnico. La certificación exige el acompañamiento de un técnico y esto generará más productividad. Granjas certificadas son agronómicamente más inteligentes.

4 – Responsabilidad social

Una granja certificada también está comprometida con el aspecto social. Poseer una certificación asegura que sus empleados serán respetados, y que sus contratos cumplirán con la legislación laboral. También asegura el bien-estar de los trabajadores, con entrenamiento adecuado y uso de Equipos de Protección Individual (EPI). Se trata de una garantía de que no habrá trabajo infantil, trabajo esclavo o cualquier irregularidad, incluyendo discriminación laboral. 

5 – Respeto al medio ambiente

La certificación también está relacionada con el compromiso ambiental del productor. Se evalúa la situación de la masa remanente de una granja y la propuesta de recomposición del área de preservación permanente. Otros temas evaluados incluyen la calidad del agua potable para el consumo, la eliminación de envases vacíos de pesticidas y el tratamiento de residuos y efluentes.

6 – Adecuaciones físicas

La consultoría centrada en certificaciones evalúa las construcciones de la granja e identifica la necesidad de adecuaciones físicas. Como ejemplo de un problema, Saponara cita la ausencia de un ambiente específico para almacenar pesticidas agrícolas. Otra adecuación sería la contención del tanque de combustible diésel para prevenir accidentes. Las propiedades certificadas deben tener alojamiento para empleados de acuerdo con la legislación, tener baños adecuados y un comedor, por ejemplo. Existen numerosas exigencias que organizan la estructura física de una granja.

7 – Comercialización

Las frutas, verduras y hortalizas son muy perecederas. El manejo inadecuado, las dificultades logísticas y la comercialización, generan muchas pérdidas en el sector hortofrutícola. Además, existen patrones culturales en este mercado que dificultan la comercialización, como el rechazo de las frutas consideradas “feas”.

Ante tantas dificultades, la certificación es una forma de agregar valor al producto en la comercialización y ayudar al productor a abrir nuevos mercados, especialmente para la exportación. La certificación es una tendencia que da una garantía de calidad al consumidor final. 

¿Qué certificación debo adoptar?

Básicamente, las certificaciones aplicables a las frutas se pueden dividir en tres grupos principales: Orgánicas, Socioambientales y Buenas Prácticas Agrícolas. 

A menudo, los cursos y entrenamientos ofrecidos por las certificadoras son caros y/o se encuentran lejos del lugar de producción. Además de eso, son pocos los encuentros y congresos del sector que abordan ese tema de manera detallada. Además de eso, faltan iniciativas para calificar a la fuerza de trabajo. Desde los recolectores hasta los agrónomos, los productores afirman tener dificultades para contratar personas preparadas para implementar o mantener las normas en su granja. En este sentido, se necesitan más eventos y entrenamientos de carácter gratuito y que estén cerca de los polos productores. Estos deben tratar sobre las diferentes certificaciones y aclarar dudas técnicas y de mercado. 

Elegir la certificación es un reto en los tiempos modernos, dada la gran diversidad de certificaciones existentes. Según Daniel Gularte, de la certificadora Technische Überwachungsvereine (TÜV), el punto principal a ser evaluado consiste en la exigencia del mercado que se quiere atender. Estas certificaciones, relacionadas con las Buenas Prácticas de Producción, permiten que el producto tenga su comercialización autorizada en varios mercados del bloque europeo. Por otro lado, las certificaciones que atribuyen valor al producto, como las socioambientales y orgánicas, facilitan la entrada a mercados más restringidos, que, a menudo, pagan más. Por lo tanto, la adopción de una de estas certificaciones puede abrir espacios en diferentes nichos de mercado.

Al elegir una certificación se hace necesario decidir sobre el organismo de certificación, que consiste en la entidad a cargo de verificar si el productor o la empresa cumplen con los requisitos necesarios de acuerdo a la norma elegida. En caso de que se hayan cumplido los requisitos, la certificadora luego emite la certificación, que se renovará periódicamente. 

Algunos protocolos, como el GLOBALG.A.P, tienen más de una certificadora. El productor debe saber exactamente qué certificación está siendo exigida por el comprador con quien pretende comerciar, ya que hay varios programas disponibles para el mismo mercado de consumo. Sobre la base de esta información, es necesario buscar a las certificadoras registradas por el programa elegido y solicitarles la comprobación de esas acreditaciones. Para elegir una certificadora, un aspecto importante, además de los precios, son los servicios de atención al productor. En este sentido, es importante tratar de conocer y comparar tanto la historia como la estructura de cada certificadora. Siempre que sea posible, se recomienda consultar también con aquellos que ya están certificados.

El futuro de las certificaciones

Con las certificaciones de Buenas Prácticas Agrícolas más conocidas y consolidadas en el sector frutícola, la tendencia para los próximos años es la búsqueda de certificaciones pertenecientes al grupo socioambiental, especialmente con miras a expandir los negocios con el mercado extranjero. Los compradores europeos y estadounidenses están exigiendo cada vez más frutas producidas en procesos que aprecien la conservación del medio ambiente y el respeto a los trabajadores involucrados.

você pode gostar também

Deixe uma resposta

Seu endereço de email não será publicado.