Buenas recomendaciones para aumentar la producción sin aumentar su área

0

La población mundial viene aumentando y, se estima que para 2050, se haya crecido un 50% más, llegando a casi 9 billones de personas. Mientras tanto, las áreas cultivables siguen siendo las mismas, o sea, en función del aumento gradual de la demanda por alimentos, es necesario pensar en el aumento de la productividad.

De esta manera, acompañar y comparar los resultados de las cosechas es fundamental, y el desarrollo de una serie de sistemas tecnológicos vienen contribuyendo para facilitar y mejorar estas operaciones. Pero esto no es suficiente, trabajadores capacitados y los insumos adecuados, sean éstos semillas, fertilizantes y/o defensivos, también hacen la diferencia! Entienda:

Adoptar softwares capaces de generar datos inteligentes

Ya es posible medir el resultado de las actividades de la hacienda, permitiendo al productor visualizar tanto las condiciones para realizar alguna operación o cuanto es lo que se necesita corregir o mejorar. Además de esto, es posible acompañar la calidad de la producción a partir de los parámetros establecidos por el propio gestor.

Es posible también, analizar aspectos ambientales que impactan la productividad, como plagas, clima y suelo, todo de una manera integrada, evaluando cómo distintos factores actúan en conjunto, afectando las plantaciones.

Esto facilita la toma de decisión y la planeación,que pasan a ser más asertivas y pueden ser realizadas con base en el estado y necesidad de cada lote, ayudando a evitar que imprevistos pasen. Por medio de los análisis,los procesos del campo pueden ser mejorados y utilizar recursos dirigidos para lidiar con áreas más críticas.   

Utilizar insumos tecnológicos

La biotecnología también tiene gran importancia para la agricultura y trae diversas innovaciones para el sector, puede ser utilizada en situaciones como la producción y selección de las mejores semillas.

De esta manera, el productor es capaz de conocer y definir, de manera precisa, las cualidades deseadas en los cultivos, como el potencial productivo. Todo esto con base en la genética de las plantas.

El uso de defensivos químicos y fertilizantes, ambos de alta calidad y de procedencia conocida, que vinieron de buenos proveedores, también es eficiente para asegurar la salud y el desarrollo adecuado del cultivo, y por lo tanto, el aumento de la productividad.

Invertir en la capacitación de los colaboradores

Los trabajadores rurales del país, ya familiarizados con el trabajo manual en el campo, enfrentan el desafío de acompañar y de adecuarse al uso de estas nuevas tecnologías.

El productor rural debe, por lo tanto, estar atento a esta necesidad y promover la cualificación de mano de obra en el campo, capacitando sus funcionarios. Esto porque el aumento de la productividad está directamente ligada con el “ performance” de los insumos, procesos y personas.

 

você pode gostar também

Deixe uma resposta

Seu endereço de email não será publicado.