Sigatoka: Sepa cómo identificar y controlar esta enfermedad en el Plátano

0

La Sigatoka, provocada por un hongo, es la principal enfermedad que afecta la banana, ¡y un verdadero dolor de cabeza para los productores! Según Álvaro Garcia, Coordinador de Campañas de Marketing de Syngenta México, es común hacer entre 35 y 55 aplicaciones a lo largo de un año, intentando eliminarla. Sepa más sobre ella:

Sigatoka amarilla

Strider_ 2

Esta es una de las más importantes enfermedades del banano, siendo también conocida como cercosporiosis o mal de Sigatoka. Presenta distribución endémica en el País, causando pérdidas que reducen, en media, un 50% de la producción. La Sigatoka amarilla es causada por el hongo Mycosphaerella musicola, Leach. Tres elementos asociados al clima – lluvia, rocío y temperatura – son fundamentales para que ocurra infección, producción y diseminación del inóculo.

Síntomas

Los síntomas iniciales de la enfermedad aparecen como una ligera decoloración en forma de punto entre las nervuras secundarias de la segunda a la cuarta hoja, a partir de la vela (hoja más joven de la bananera, que se encuentra aún enrollada – Características de la Planta). El conteo de las hojas es hecho de arriba hacia abajo, donde la hoja de la vela es la cero y las subsiguientes reciben los números 1, 2, 3, 4 y así sucesivamente. Esa decoloración aumenta, formando una estría de tonalidad amarilla. Con el tiempo, las pequeñas estrías amarillas pasan para marrón y, posteriormente, para manchas negras, necróticas, circundadas por un anillo amarillo, de forma alargada.

El mayor daño provocado por la Sigatoka amarilla es la muerte prematura de las hojas, que causa reducción del área foliar, induciendo pérdidas en la productividad y calidad de la fruta, resultando en la disminución del número de manos por racimo, reducción del tamaño del racimo y maduración precoz de los frutos en el campo o incluso durante el transporte. Los perjuicios causados por la Sigatoka amarilla son del orden de un 50% de la producción, pero pueden alcanzar un 100%, ya que los frutos, cuando producidos sin ningún control de la enfermedad, no presentan valor comercial.

Sigatoka negra

Strider_ 3

La Sigatoka negra es la más grave y temida enfermedad de la bananera en el mundo y fue constatada en Brasil en febrero de 1998, en el Estado de Amazonas. Hoy, está presente en los Estados de Acre, Rondonia, Pará, Roraima, Amapá, Mato Grosso, Sao Paulo, Paraná, Río Grande do Sul, Santa Catarina y Minas Gerais. El hongo causador de la Sigatoka negra es el Mycosphaerella fijiensis Morelet.

El desarrollo de lesiones de Sigatoka negra y la diseminación del hongo son fuertemente influenciados por factores ambientales como humedad, temperatura y viento. Otras vías importantes en la diseminación han sido las hojas enfermas utilizadas en barcos y/o camiones bananeros, para protección de los frutos durante el transporte, y las bananeras infectadas llevadas por los ríos durante el período de inundaciones en la Amazonia.

Síntomas

Los síntomas de la Sigatoka negra se asemejan a los de la Sigatoka amarilla. La infección ocurre en las hojas más jóvenes de la planta, no obstante, diferente de la Sigatoka amarilla, los primeros síntomas aparecen en la cara inferior de la hoja, como estrías de color marrón evolucionando hacia estrías negras. La consecuencia es la necrosis precoz del área foliar afectada (Fig. 2). Los reflejos de la enfermedad, en función de la rápida destrucción del área foliar y de la consecuente reducción de la capacidad fotosintética de la planta, son sentidos en la reducción de la capacidad productiva del bananal.

Condiciones ideales para que la Sigatoka se desarrolle

Para desarrollarse, la plaga requiere temperaturas entre 23 y 30 grados y humedad de un 80% o más. Garcia afirma que “esas temperaturas y humedades acaban siendo las que prevalecen en las regiones en que se produce la banana,” como México. Por eso, su presencia es tan común.

Así, durante la temporada de lluvias y la estación del verano, momentos en que hay más humedad y temperaturas más altas, hay, también, más presencia de la Sigatoka. Pero, durante épocas secas, la enfermedad también se presenta y es preciso monitorearla, para que no cause problemas.

Principales daños de la Sigatoka para la banana

La Sigatoka provoca, en las plantas, manchas y estrías, que pueden ser amarillentas o marrones. Además de eso, Garcia cuenta que, como la enfermedad coloniza las hojas de la banana, al lidiar con la Sigatoka, “tenemos que cortar las hojas de la planta, y eso afecta el rendimiento del racimo.”

Eso acontece pues, al tener pocas hojas, la planta no se alimenta lo suficiente, lo que provoca racimos de poco peso y de baja calidad, con frutas de tamaño pequeño. El monitoreo y el control de la Sigatoka son, entonces, fundamentales para la producción de banana, pues, de ese modo, las plantas son capaces de llegar al momento de la cosecha con un mayor número de hojas saludables.

El mal de la Sigatoka

Las infecciones de Sigatoka ocurren en las hojas jóvenes de la planta, incluyendo generalmente las hojas cero (vela), uno, dos, tres y, excepcionalmente, la cuatro (las hojas son contadas de las más jóvenes hacia las más antiguas; la hoja cero corresponde a aquella, todavía no abierta). La infección inicial se caracteriza por una ligera decoloración con forma de punto entre las nervuras secundarias de la segunda hasta la cuarta hoja a partir de la vela. Este punto descolorido se amplia, formando una estría de coloración amarilla. Con el tiempo, estas pequeñas estrías crecen, formando manchas necróticas, elípticas, alargadas, dispuestas paralelamente a las nervuras secundarias de la hoja. Se desarrolla, por fin, una lesión con centro deprimido, de coloración gris, circundada por un halo amarillo.

Cómo es hecho el control de la Sigatoka

De acuerdo con Garcia, en México, el manejo de la plaga es hecho, en su mayoría, con aplicaciones aéreas: “con aviones pequeños, básicamente utilizando productos preventivos y curativos o sistémicos.”

Ya en variedades de plátano, que poseen superficies menores, las aplicaciones de defensivos son terrestres. No obstante, esas variedades son, también, más resistentes a la acción de la Sigatoka.

Además del control por aplicaciones aéreas, la Sigatoka también puede ser controlada de otras formas. La integración de acciones es el mejor camino para que el objetivo sea alcanzado y la armonía del ambiente sea preservada, como se verá a continuación:

1. Control químico

Los fungicidas de contacto y sistémicos son recomendados para el control de la enfermedad;

2. Control cultural

A pesar de que el control químico aún sea el principal método de control del mal de Sigatoka, algunas prácticas culturales son frecuentemente mencionadas como importantes herramientas auxiliares para alcanzar un buen nivel de control. Los principales aspectos a considerar son:

a) Drenaje  

El rápido drenaje de cualquier exceso de agua en el suelo, además de mejorar el crecimiento de las plantas, reduce las posibilidades de formación de microclima adecuado al desarrollo del hongo;

b) Combate a las plantas dañinas

Altas poblaciones de plantas dañinas en el bananal, además de la competición, favorecen la formación de microclima adecuado al patógeno;

c) Desfoliación  

La eliminación, de forma racional, de hojas atacadas o parte de estas hojas, es de gran importancia, ya que reduce la fuente de inoculación en el bananal;

d) Otros factores

Diversos factores, como densidad poblacional, observando tanto la cantidad como la distribución de las plantas, y un abonado bien balanceado contribuye a alcanzar un nivel ideal de control.

3. Control genético

La búsqueda de variedades resistentes, ya sea mediante la selección dentro de los recursos genéticos existentes, o mediante la generación de nuevas variedades por hibridación, es hoy la principal línea de acción buscando el control del mal de Sigatoka.

Épocas de control

La incidencia de las Sigatokas es fuertemente influenciada por las condiciones climáticas, como temperatura y humedad. El control de esas enfermedades debe ser priorizado en el período lluvioso. La indicación del control podrá ser hecha por sistemas de pre-aviso, que buscan racionalizar el uso de defensivos.

El sistema de pre-aviso biológico prevé el acompañamiento semanal, mediante la evaluación de la enfermedad, en las hojas 2, 3 y 4 de diez plantas previamente marcadas, en un área que sea lo más homogénea posible desde el punto de vista climático.

Los dados recolectados y evaluados permiten determinar el mejor momento de hacer las pulverizaciones.

Principales productos para combatir

Los principales productos utilizados para el control químico de la enfermedad son los fungicidas protectores, fungicidas de acción sistémica local y fungicidas sistémicos. Se recomienda el uso de productos registrados para la cultura.

 

¡Importante saber!

La misma instrucción normativa (IN nº 23, del 7 de junio de 2001, de la Secretaría de Defensa Agropecuaria), prohíbe el tránsito de plantas y partes de la planta de la bananera y de cualquier material envuelto en sus hojas, así como el uso de esas hojas y de cualquier otra forma susceptible de diseminar el hongo. También establece que los propietarios, arrendatarios u ocupantes de área que tenga siembras de bananeras abandonadas quedan obligados a eliminar las plantas.

você pode gostar também

Deixe uma resposta

Seu endereço de email não será publicado.